domingo, 29 de enero de 2017

Merlo y su microclima


Dicen que Merlo en San Luis, Argentina es un lugar particular. Allí acude gente de todos los lugares del país para pasar sus vacaciones. Cuentan que en Merlo es el tercer microclima del mundo y por ello en nuestro viaje desde Santiago de Chile a Buenos Aires, decidimos hacer una parada de varios días.

 Fuimos en pleno mes de febrero cuando el calor es más sofocante en todo el país, intentando encontrar un poco de alivio térmico, que realmente no encontramos. No cesamos  de preguntarnos donde o cuando ibamos a sentir ese microclima. Preguntamos a varias personas acerca de ello, pero realmente nadie supo respondernos.

Busqué en Internet y  esto es lo mejor que encontré https://www.welcomeargentina.com/merlo/microclima-merlo.html, p

Meses más tarde, a la puerta del metro al lado de mi casa en Madrid, dos personas nos preguntan por una calle. Enseguida notamos que son argentinos. Nos dicen que son de Merlo y entonces no puedo evitar de nuevo preguntar por ello de nuevo y es aquí a más de 12.000 km del lugar donde obtengo la respuesta que quiero oir: El microclima no significa una mejor temperatura, pero si una mejora de su aire. Ya que las montañas de Comechingones que rodean la ciudad tienen una gran concentración de mineraless que hace que en lugar de encontrar el oxigeno en forma 02 aparezca con 03, osea mas ionizada, lo cual hace sentirte mejor


No se si fueron los iones, o ese supuesto microclima, pero lo que si es cierto es que enseguida Fueron los iones ? Ese micro clima especial que únicamente se encuentra en otros dos lugares del mundo ? Fue el destino? La casualidad ? No lo se, en el fondo que más da .. Lo cierto es que los dos días que pasamos en Merlo (San Luis) fueron tan especiales como su supuesto microclima. La causa encontrarnos con nuestra familia gemela, si he dicho bien, una familia  con la que nos sentimos plenamente identificados de forma casi inmediata. Padre- madre e hija única, como nosotros. Entre los tres sin ningún tipo de convencionalismo surgió de forma totalmente natural una amistad mucho más intensa que la que he tenido con gente mucho más cercana, en el lugar y en el tiempo. Hablamos, nos divertimos, reímos, lloramos, contamos anécdotas, mateamos sin parar y no nos despegamos los tres de los tres en estos dos días

El destino quiso que su coche se estropeará cuando nos llevaban al alto mirador de Merlo, esto hizo que se quedarán otro día más y que aún tuviéramos más horas que compartir 
Se qué nos volveremos a ver, no se dónde ni cuándo, porqué en el fondo no creo que ese encuentro fuera casual, creo que tuvo un propósito que aún no consigo entender.

Gracias querida Tere, la gestionadora y solucionadora de problemas ideal, llena de energía, y entusiasmo. Claudina la  preciosa niña tan linda y llena sensibilidad, amor y empatía y Horacio, que habló con mi marido durante horas y horas, como si se conocieran de toda la vida..



¿Efectos colaterales?

Enero 2015: Año nuevo en el otro hemisferio. Inició el año en Kuala Lumpur, tras un mes de vacaciones familiares por Malasia. A los pocos meses comiendo a trabajar: 6 tours por toda Europa, 8 semanas en Polonia, 5 caminos de Santiago, una semana de relax en Lanzarote y resto del año libre hasta febrero 2016 . Entonces vuelvo a empezar de nuevo: Disfruto de  un mes con la familia visitando Chile y Argentina y una semana en Irlanda. Luego vuelta al trabajo de nuevo: 7 tours por toda Europa, 1 mes en Polonia, tres caminos de Santiago y Navidad y año nuevo 2017 en Nueva York, New Jersey y Canadá.




Esta ha sido mi vida en los tres últimos años, la vida que quiero y deseo. Vuelvo a casa el 10 de enero con una intensa  alegría de sentirme tan privilegiada de haber podido disfrutar las vacaciones donde y con quién he querido. Pero a los 4 o 5 días cuando básicamente lo único que hecho en casa es descansar, me viene un enorme bajón emocional. Es como si hubiera dejado de sentir placer con las cosas que me gustan y solo siento lo negativo. Sin ningún motivo aparente me levanto sin energía y con ganas de volverme a dormir en cuanto me despierto. Empiezo a preguntarme cuál puede ser la causa y pienso que quizás lleve un ritmo de vida excesivamente  rápido o demasiado intenso: pero al mismo tiempo no veo que haya nada de malo cuando es lo que deseo. Quizás esa desazón se produce de forma inconsciente en  mi cuando he realizado lo que he deseado, o es que mi sistema no puede estar en constante disfrute y necesite tener estos momentos bajos para luego remontar, vivir y disfrutar.

No lo sé, pero ha pasado ya más de una semana  y sigo igual. Hoy me encuentro en mitad de un tour con un grupo fantástico de americanos mejicanos visitando lugares que he hecho decenas de veces y todo está saliendo bien excepto yo, que no me encuentro.

Insegura hasta límites increíbles, pensando las cosas demasiado, sin dejarme fluir, sin disfrutar .Me siento diferente, sin que brote en mi esa chispa que me hace ser lo que realmente soy.  Tengo más de lo que pueda querer y me siento profundamente agradecida por todo cuanto tengo: mi trabajo, mi familia, mi vida en general. Pero cuanto más consciente soy de que no soy la silvia que quiero ser más bajón me produce. ¿Es que esa chispa  tiene fecha de caducidad o es que se está agotando.?

Puede que solo un ciclo o incluso un cambio hormonal cuando veo que poco a poco mi cuerpo va abocado sin control al paso de los años. No lo sé, como tampoco tengo claro si es mejor sentirse así teniendo  una razón concreta o sin tenerla. Pero lo cierto es que empiezo a terminar de escribir este post y poco a poco empiezo a sentirme mejor! Quizás a veces solo es necesario desahogarnos y transmitir lo que tenemos dentro.